Entradas

El consumidor ha muerto

Lo siento.  Nuestro consumidor ha muerto.

Sí, siempre hemos hablado del target como el eslabón principal en el que nos sostenemos y, aunque esa idea no ha cambiado porque de él tenemos toda la información sobre comportamientos, tendencias futuras o gustos, EL CONSUMIDOR YA NO ES LO QUE ERA.

Recuerdo como  hace años en las clases de publicidad nos hablaban de la importancia de la segmentación por edades, el estatus, tipo de compra… Pero, dado que la sociedad está cambiando a velocidad de vértigo, es cada vez más heterogénea y eso conlleva un cambio de paradigma. ¿Cómo saber quién hay detrás de un tweet? ¿Cómo clasificar al detalle nuestro consumidor si, con las nuevas plataformas y redes sociales, podemos dirigirnos a muchos y muy diferentes interlocutores?  ¡Lo conseguimos: hemos ampliado horizontes!

Aun así, la necesidad que tenemos de conocer a nuestro consumidor es básica y en ello entra en juego el marketing emocional y los insights del consumidor. Es decir, aquellas percepciones, imágenes y experiencias que asociamos a un producto específico o una marca.

¿Su objetivo? Activar los sentimientos de los consumidores hacia nuestra marca, producto o empresa. O hacia nuestros diseños, ¿porqué no?

jump

Una vez cubiertas nuestras necesidades básicas, compramos motivaciones y experiencias. Los seres humanos nos movemos por emociones, impulsos o metas, así que los nuevos perfiles buscan otros horizontes a los que llegar y que las marcas conecten con lo más profundo de nosotros: nuestras motivaciones. Queremos que las marcas vayan más allá de sus productos, queremos que nos escuchen como consumidores y actúen en consecuencia.

Es más, el consumidor va a seguir siendo cada vez más global, viajero… podrá ser mil cosas!! Ahora mismo, como consumidora, me considero de ese tipo que está continuamente conectada y que por tanto quiere también vivir una experiencia a todos los niveles, las 24 horas los 365 días del año. Y con el acceso que tenemos hoy en día a la tecnología, podemos (y debemos) ofrecer como marca nuestros productos, servicios o nuestros diseños de forma virtual. Para ello tenemos que adelantarnos y comunicar tanto en la vida online como offline con el fin de crear nuevos vínculos y experiencias que marquen la diferencia frente a nuestra competencia.

Para “complicar” más si cabe la forma de comunicarnos con los nuevos perfiles, siguen entrando en el juego una enorme serie de tribus urbanas que se transforman a la velocidad de la luz y que renuevan continuamente su formar de comprar y de relacionarse con las marcas.

future-exciting-blog-moda

Hace poco, Norah Schmeichel, directora de la consultora GFK, (la compañía de investigación de mercados más grande de Alemania y la quinta más grande del mundo) analizó las tendencias más potentes que empiezan a verse en todos los consumidores a nivel mundial y os aseguro que es una auténtica pasada: desde los homo mobilis o los singles cada vez más presentes hasta la hiperconectividad de la que os hablaba o el mito de la juventud, entre tantos otros.

Sin embargo, dado que me fascina y estoy segura de que a vosotros os alucinará tanto como a mí, he decidido contároslo en otro post. Como Virginia Ramírez, espero haber conectado con alguna de esas cosas que os mueven y pueda encontraros entre mis próximas líneas.

Entonces, ¿venís conmigo en busca de metas y emociones intensas? Al fin y al cabo, ¡¡THERE’S NO LIMITS!!

Virginia Ramírez – Directora del Máster en Visión Empresarial para Diseñadores de Moda