Entradas

El Plan de Internacionalización

Cuando pensamos en un Plan de Internacionalización o en un Plan Estratégico para una empresa, lo primero que nos viene a la cabeza es un libro gordo, con mucho texto, que sirve para acumular polvo en alguna estantería de la empresa, del que solo tienen conocimiento la gerencia.

libro-gordo-de-petete blog

Y, lamentablemente, durante muchos años esto ha coincidido con la realidad. Por desgracia, este esfuerzo en preparar un Plan Estratégico o Plan de Internacionalización, no ha servido de nada, porque los empleados de las empresas, los que tienen que ponerlo en práctica día a día, no tenían conocimiento del mismo, no compartían el mismo objetivo y además se planteaba a un horizonte tan lejano que quedaba obsoleto en poco tiempo.

Los Nuevos Planes Estratégicos o Planes de Internacionalización de las empresas tienen que ser mucho más dinámicos y a corto plazo, porque el mundo, nuestra empresa y nuestra competencia, cambia a una velocidad sorprendente. Es por ello que, plantear un escenario a más de 3 años vista, queda totalmente obsoleto.

Además, no tiene siquiera el porqué estar encuadernado, Nuestro plan puede quedar claramente definido en uno o dos folios y debe ser comunicado a toda la plantilla de la empresa, para que todos tengamos el mismo objetivo común y, dentro de nuestras capacidades y responsabilidades, trabajemos cada día para que se cumplan estos objetivos.

Juan Rubén García – Director del Máster en Negocios Internacionales

 

Estrategias de comercio exterior según países
¿Debemos utilizar las mismas estrategias en todos los países?

De la misma forma que no te llevas la misma ropa a la playa que a la montaña, que no te cuesta lo mismo una cena en un restaurante de comida rápida que en un restaurante de tres estrellas Michelin; a la hora de tomar la decisión de exportar a un país u otro, debemos tener en cuenta muchos factores.

Lo primero que tenemos que tener claro es que cada país es un caso es único, totalmente diferente a cualquier otro que queramos comparar y que no podemos aplicar las mismas reglas comerciales para uno que para otro. Lo que en Argelia es normal, en Japón puede ser una falta de respeto y podríamos romper una relación comercial antes de siquiera empezarla.

Mapa mundi blog

Es por ello que, una vez decidamos en qué país queremos concentrar nuestros esfuerzos para desarrollar una actividad comercial, tenemos que estudiar profundamente las características y peculiaridades del mercado, de manera que, cuando vayamos por primera vez, parezca que prácticamente nos hemos criado en ese país y que conocemos las costumbres y la forma de hacer negocios de la zona.

De esta manera, conseguiremos crear un vínculo con nuestros clientes potenciales que valorarán de forma muy positiva y facilitará nuestras futuras relaciones comerciales.

Juan Rubén García – Director del Máster en Negocios Internacionales

Juan Rubén García

Desde pequeño siempre me vi atraído por el mundo empresarial, en concreto por los Mercados Exteriores. Mi abuelo, un empresario ejemplar y pionero en la exportación,  siendo yo niño me llevaba a su empresa los veranos y lo acompañaba a todas partes (al banco, a visitar clientes, proveedores…). Aquella época me marcó hasta tal punto que con 15 años le pedí a mi padre irme de intercambio a Reino Unido y estando en la Universidad solicité una beca para estudiar el último curso en otro país.

Brasil

Esa clara vocación por lo internacional definió mi primer puesto de trabajo en el Departamento de Exportación de una empresa que estaba presente en más de 45 países. Desde entonces, pasé por diferentes empresas, siempre vinculado al Comercio Exterior, hasta que finalmente constituí la mía propia, una consultora para PYMES de Comercio Internacional llamada Xibanya Market Openers.

Logo-Xibanya2

Ya son más de 14 años de experiencia laboral en Comercio Internacional en diferentes sectores, 4 años impartiendo formación de postgrado y millones de kilómetros recorridos por el mundo entero. Mi amplia experiencia laboral me permite desarrollar unas clases prácticas enfocadas al mundo real. El hecho de tener que prepararme cada año las clases me obliga a estar innovando continuamente en mi trabajo como consultor. Por tanto, tengo el orgullo de poder decir que tengo dos trabajos complementarios que disfruto cada día.

-3

Juan Rubén García – Director del Máster en Negocios Internacionales